Imprimir
PDF

Testimonios ampliados



Susana Mindez

Mi decisión de ingresar a SAP en el año 2007 es efecto de la compaginación de varios factores. Sentí que estaba en una etapa de mi vida donde podía dedicarme con tranquilidad y sin apuro a invertir en mí y sostener la propuesta institucional.
Los caminos de la vida hicieron que conociera a uno de sus fundadores y a otros colegas en formación y, de cada uno de ellos recibí, de diferentes maneras su entusiasmo y compromiso con SAP.

En el “Proyecto institucional de SAP” se expresa la ética de sus fundadores, su compromiso social y el deseo de legar la transmisión del psicoanálisis de un modo reflexivo y con libertad de pensar. Este legado se transmite en los diferentes espacios que tenemos: Seminarios, Symposium anual, jornadas de candidatos, participación en congresos de Fepal e IPA, coloquios, supervisiones didácticas y también en nuestros animados encuentros sociales.

De estos tres años de caminar por SAP podría decir que aprendí muchas cosas e incorporé en mi haber nuevas adquisiciones. No solo aprendí Psicoanálisis, sino que atravesé algunos desafíos como los coloquios o presentar trabajos escritos individuales de cada uno de los seminarios que curso, entendí la esencia del Seminario troncal en SAP “Clínica Referenciada” y sigo aprendiendo y experimentando nuevos desafíos. Encontré un grupo humano entusiasta, vital y cálido que hace que sea más armonioso el camino que recorremos.
Como dice el dicho “El que busca encuentra”; esto es lo que a mi me pasó.
 

Irene Spivacow

Conozco la institución desde sus inicios. Tuve contacto a través del trabajo con alguno de los fundadores (supervisiones, grupos de estudio, entrevistas). En un momento de mi vida quise modificar algo de mi trabajo. Tuve un sueño con instituciones de la IPA en 2008. A la mañana siguiente pensé que si me decía psicoanalista tenía que hacer algo con ese sueño.
Al empezar, lo que más me entusiasmó fue el clima de pensamiento productivo y la buena onda de los candidatos. La libertad para pensar no es lo que siempre abunda, lamentablemente.
Y en SAP, de parte de la institución, hay mucha.
Estoy muy contenta de estar en SAP.


Eleonora Umansky

En el documento fundacional de nuestra Institución, la Sociedad Argentina de Psicoanálisis (SAP), su primer motivo es “nuestros motivos”, un plural que no es aditamento sino pertenencia. Un lugar que hace de ello un espacio “lo suficientemente bueno” para guarecer en su interior la responsabilidad y congruencia clínico-teórica comprometida en el psicoanálisis.
Nos preceden generaciones de analistas que apuestan a la trascendencia de otras, para transmitir y convenir sobre el futuro de una disciplina que no dormite en los laureles del tiempo. Cada generación deja sus marcas, algunas hacen huellas sobre las que apoyarse para abrir nuevos senderos. Maestros suele ser una particular forma de nominar a los grandes y no por grandilocuentes sino por meritorios y dignos.

Agradecemos a los que fundaron esta Institución, albergan, cuidan y estimulan el crecimiento de nuevas familias de psicoanalistas. Con premeditada intención lo familiar se enlaza a la concepción de generar identidad.

Hoy nos inscribimos en una lista de graduados que nos han precedido, y si bien es corta la vida de esta Institución, tiene historia propia en cada uno de los que la habitamos, esto la enriquece al tiempo que la complejiza. Ello forma parte de nuestra tarea, habernos con lo complejo, ahondar en ello para fomentar y fundar espacios abiertos a la creatividad comprometida. Todos tenemos un lugar y una tarea para sumar y asumir no como obligación o deber, sino por el anhelo de pertenencia.
Los vínculos hacen trama y tejen relaciones, hacen correspondencia cuando lo que nos une es el deseo de tramitar lo que nos fue dado, y en ese intercambio, crear nuevas redes que alojen la experiencia, el conocimiento, los valores, y el saber que entre colegas, la membresía es una asociación de ideas y de personas que las sostienen.

Tenemos la oportunidad de aportar cada uno su propia letra para seguir formando parte de una disciplina que solo al ser trabajada en conjunto produce.
Los analistas en formación recorremos un itinerario acompañados en una variación de perfiles; docentes al frente, colegas a los costados y analistas atrás, SAP ha sumado dos aportes, la Tutoría que va marcando su contorno, y la Clínica Referenciada. La figura de espacio institucional parece dibujarse en una compañía que ampara la soledad de la clínica y al referenciarla también nos asiste en zonas a veces desiertas de nuestra práctica.

Parafraseando a Freud pensamos más de una vez en la “Formación terminable e Interminable”, él mismo nos guía en este desvío, y nos dice: “El camino para cumplimentar esas demandas acrecentadas que se dirigen a la cura analítica no lleva al acortamiento de su duración o no pasa por ese atajo”. Nosotros llegamos a SAP hace unos cuantos años, pero no ha sido producto de desvíos ni atajos, ha sido una elección, y como tal es tan duradera como las razones que la convocan. Quizá haya que bucear cada tanto en “nuestros motivos” para derivar su permanencia, porque nuestros motivos se inscriben en un contexto histórico y social, éste formará parte de los cambios que a lo largo del tiempo puedan sufrir nuestra razón de ser y permanecer.

Hoy nos reunimos a festejar nuestra graduación como Psicoanalista Miembros Adherentes de la Sociedad Argentina de Psicoanálisis; Miembros de la Federación Latinoamericana de Psicoanálisis y Miembros Asociados a la Asociación Psicoanalítica Internacional. Este encuentro se torna también especial porque nos acompañan adentro nuestro y afuera algunas de las personas que más queremos, ellos también han participado de este tiempo laborioso de nuestra formación. Esta coincidencia jerarquizada por los afectos le imprime a este encuentro un plus de gratificación y sella un hermoso momento.